Ya no soy feminista

Ya no soy feminista, pues esta corriente de pensamiento, hizo de varias mujeres, seres muy masculinos, que imitaron las pautas de conducta de los estereotipos del patriarcado.
Simone de Beauvoir se equivocó al plantear una postura excesivamente racionalista de lo que es ser mujer, desvinculándola de lo sensible y de su pertenencia a la Naturaleza. Sé que esto suena a escándalo para muchas, pero no porque lo sensible en ocasiones puede ser esclavitud, ya que vives a expensas del cariño del marido o de los hijos, tenemos que plantear que debemos superar todo afecto y todo sentimiento, ya que los vínculos con los seres queridos nos hacen más fuertes.
El feminismo rechaza todo lo que tenga que ver con la Naturaleza (a excepción de algunos feminismos ecologistas) No acepta las determinaciones hormonales y el movimiento feminista hizo surgir un modo de ser de las mujeres que luchan contra sus sentimientos y sus apegos familiares.
Por supuesto que hay muchos feminismos, unos se vuelven sociología, otros se centran en lo histórico, y una gran parte hace ver a las mujeres como víctimas.
Hay una tendencia muy generalizada en mostrar un feminismo que lucha contra el hombre. Nos hacen ver como separados, luchando por obtener una igualdad errónea. Pues una mujer está más vinculada a su ciclo menstrual y se vuelve durante la luna roja, una persona más susceptible, más introspectiva, y eso conduce a actitudes más intimistas; pero estos hechos se contraponen a la imagen de la mujer liberada, que sólo entendió por libertad, acudir a una oficina y sólo concibió la libertad como ganar un salario y no estar ligada a la familia.
Pienso que podría construirse una tendencia que tuviera otra mirada acerca de nuestra situación. Lo cual tiene que ver con el símbolo de lo femenino que se vincula a la Tierra, a la nutrición, a resguardar la vida a hacerla crecer y florecer, por ejemplo, a través de la comida sana, de cultivar plantas medicinales, de curar las enfermedades con terapias alternativas.
El símbolo de lo femenino es Naturaleza y tiene que ver con conservar una serie de tradiciones familiares, donde era costumbre forjar el nido del hogar, que es un lugar de acogida y bienvenida, de refugio y protección.
En ese espacio se dan a conocer recetas de cocina, remedios caseros, que llevan horas de esfuerzo y dedicación, ya que cocinar para los seres amados es un acto sagrado. Cuidar a los otros de forma ética, significa femenino.
Por otro lado, el feminismo volvió a muchas mujeres personas con un pensamiento unidimensional.
En los espacios tradicionales donde el calor del hogar era un cultivo femenino a través de la cocina, de las yerbas que curan, los cantos y bailes del pueblo; las mujeres daban la acogida y un resguardo de paz, frente a la violencia del exterior. Para llevar a cabo las tareas que implican el cuidar, apapachar, escuchar con delicada atención, se requiere un pensamiento multidimensional, que pueda enfocarse en varias aristas y sea capaz de integrar lo biológico, el cuerpo, los sentimientos, la experiencia, la intuición, la inteligencia, la imaginación y tejer con todo esto una fina red de comprensión de la realidad, en un pensamiento plural que sea como una araña.
No estoy proponiendo la desmembración del feminismo, es un movimiento que para algunas es válido. Cada quien ha de trabajar en lo que le parece legítimo.
A mí no me gusta ya el feminismo, porque hace de la mujer un ser masculinizado, siempre audaz, intrépida, utilizando solo el pensamiento analítico y crítico, y se despega de los sensible, y para no llorar, muchas mujeres toman antidepresivos, que las vuelve frías e indiferentes.
Estoy convencida de que la mujer tiene que ser libre, y que libertad significa que hago lo que quiero, y que deseo trasnformar el mundo, a través de la bondad, del amor, de la ternura, de la trasparencia, de la valentía, de la dulzura, de la seducción.
No me gusta que impere en la mujer la audacia, la ironía, la razón sobre la pasión. No quiero ser más feminista porque esta teoría se desconectó de la Madre Tierra e hizo olvidar a las mujeres urbanas, su contacto con la Naturaleza y se olvidó de sus ciclos biológicos. Porque impuso a muchas mujeres una violencia contra su propio cuerpo. Por ejemplo, la mujer embarazada desarrolla por las hormonas que está procesando, un cerebro que establece un vínculo muy cercano con el otro, la hace capaz de adivinar lo que le pasa al otro, conoce intuitivamente cómo ayudar al otro. Una mal entendida liberación, llevó a muchas mujeres a violentar este ciclo natural.
Pienso que sería muy afortunado trabajar por volver a establecer el vínculo con la naturaleza, y desarrollar sabiduría, cuidado amoroso, fuerza vital

Anuncios
Esta entrada fue publicada en enseñanza a través de medios digitales, inquietar al alumno y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s