La belleza femenina, el glamur y la seducción

La belleza femenina, el glamur y la seducción
María Estela GarcíaTorres Cruz
Ayer veía en el muro de Facebook de Leticia Flores un video de Carlos Andrés Castro Macea, sobre el cuerpo de las mujeres:
http://canalcultura.org/2012/06/05/el-cuerpo-de-las-mujeres-2/
El cual resulta sobrecogedor por la capacidad de muchas mujeres de deteriorarse a sí mismas, de degradarse para gustar a un fantasma hecho en su interior, al introyectar modelos que los medios han prefabricado para hacer de las mujeres seres siempre seductores, siempre “jóvenes”, con senos enormes, tacones suicidas, y botox deformante que hace las miradas y los gestos tiesos, duros, completamente artificiales.
El video es impresionante pues va mostrando toda la estulticia de los medios masivos, que van mostrando cada vez más, mujeres completamente falsificadas, huecas, con sonrisa falsa, con inexistente identidad.
En este sentido cabe hacer una reflexión, si bien no sé si feminista, si en el sentido de pensar ¿qué te convierte en mujer? ¿Qué es ser mujer?, diría Simone de Beauvoir: “no se nace mujer llega una a serlo”. Pero yo preguntaría también, ¿hay una esencia femenina o no? La cuestión principal en este asunto es no tanto por qué existen cirugías plásticas de los senos, de los glúteos, botox para el rostro, sino más bien cabe preguntar ¿por qué las mujeres se someten a esos tratamientos?
Definitivamente hay una pobreza en la propuesta de ser mujer de este siglo. Y esta pobreza viene del poco desarrollo intelectual, ético y espiritual de muchas mujeres.
Es necesario preguntarse qué hace que una mujer posea un valor, si una mujer se valora por los senos que posee, chicos, medianos, grandes, y en eso consiste su significado y su valor, entonces se ha cosificado. Pues ser mujer es algo más que cuerpo, aunque éste la atraviesa, no podemos fingir indiferencia o desapego a lo que la naturaleza nos dio, pero ese cuerpo, tiene que resurgir bello por la alimentación que le damos, por cómo oxigenamos nuestros pulmones y nuestra sangre, para que el cutis resplandezca. No puede inferirse que porque se ha comercializado el cuerpo de la mujer en los programas televisivos, esto nos debe hacer indiferentes a la belleza.
No porque las mujeres se pongan pelotas para parecer bellas, esto nos ha de llevar a sostener que debemos andar fachosas o desarregladas. Ahí está el punto que me preocupa. No consiste en ser artificial, cuando somos mujeres y queremos alcanzar la belleza. Pero si es importante cuidarse, masajearse, hacer ejercicio, cuidar la dieta y el sistema glandular. Tener seguridad por lo que realizamos, trasciende la belleza física y hace que se irradie seguridad, confianza, poder.
Y si el cuidado es del alma, entonces la belleza trasciende por lo espiritual. De ahí que el asunto de la belleza sea, un asunto multidimensional, como todo lo que es humano.
La belleza no es solamente natural, hay quienes son privilegiados/as y naturalmente Afrodita los hizo bellos desde su gestación. Pero de todos modos en ser humano tiene que pulir su estado físico, en primer lugar, y luego tiene que cultivar su alma, para que irradie hacia el cuerpo todavía una belleza mística, mágica, que trasciende todo lo corporal y le de luminosidad.
Así que pensemos bien cómo quiero ser, una mujer que se mira solo por el tamaño de sus senos, y entonces se implanta plástico y se degrada. O quiero que mi belleza devenga de mis cuidados, de mi bien espiritual.
Por otro lado, las mujeres quieren ser bellas, y entonces se confunden con toda la publicidad, y se vuelven artificiales, el problema es que aunque un hombre aparentemente se deja atrapar en este artificio, en el fondo de su ser, sabe que hay una trampa, pues la naturaleza es más sabia, que solo le es atractivo lo natural, unos buenos instintos, un sano impulso sexual. Pero principalmente el asunto espiritual es el que tiene total atracción en la pareja, pues Platón habla de la armonía de las almas, eso es lo que une los corazones. Así que por más pelotas y glúteos artificiales que las mujeres huecas se pongan, no van a durar los amores.
Además, ninguna relación puede sostenerse cuando una mujer se valora por lo artificial que se ha implantado, si una mujer no tiene virtud anímica, no puede sostener ningún buen amor.
Entonces, todo se torna vacío, hueco, artificial, los amores van y vienen, no duran, porque en el fondo no nos preparamos espiritualmente que significa un trabajo, un ejercicio como decían los maestros griegos de la Antigüedad, esa transformación, ese ejercicio sobre mí mismo/a, la meditación concentrada que quiere decir respiración, la dieta sana, el observarme quién soy, el guiarme por los sueños. El volverme sabia/o todos los días, me hará deslumbrar a mi pareja, y no lo artificial que se vuelva una mujer.
La relación será de atracción mutua si ambos son seres sabios, que se conocen que se hacen florecer todos los días, que se imponen desafíos espirituales, morales y mentales.
Es tan artificial la idea de la belleza en cirugía, que pronto ha de volverse una gran crítica a la industria de hospitales estéticos. Es decir, que seguir con el esfuerzo de un trabajo espiritual, puede llevar a la crisis de la industria de los hospitales de cirugía estética. Cuando una mujer aprenda que lo valioso de ella misma es una belleza que se construye multidimensionalmente con el cuidado de la dieta, con ejercicio, con cultivo de las glándulas, con ejercicio espiritual.
Ser mujer por supuesto que tiene que ver con el fluido de las hormonas femeninas, no podemos negar nuestra pertenencia a la naturaleza, esto irradia belleza, pero hay que cultivar en cada fase de la luna, la naturaleza sexual. Ser mujer tiene que ver con poseer una alma bella, que para algunos/as es una esencia inmortal. Ser mujer tiene que ver con la bondad del alma, con los cuidados que se pone ella misma y con los cuidados que dedica a los seres queridos.
Pero también ser mujer tiene que ver con lo que consideramos valioso desde el humanismo, que tiene que ver con ser honesta, sincera, independiente, autónoma, femenina, verás, lúcida mentalmente. Si el trabajo del feminismo consistiera en esta apertura a lo multidimensional, es posible acabar con el artificio falso de las cirugías estéticas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La belleza femenina, el glamur y la seducción

  1. Josefina Díaz Guerrero dijo:

    Es interesante esta reflexión que haces sobre la belleza femenina que sin descuidar su cuerpo, alimenta el alma que, a fin de cuentas, creo como tú que es lo más importante. No tenemos que descuidar todo nuestro ser interior que es el que va a irradir lo externo que es nuestro cuerpo. Gracias María por tu reflexión. Josefina

  2. pablo ledesma fernández dijo:

    Para mi amiga María, cuya belleza es increible, y, ella sabe a cual me refiero, la estética o la competencia por ser “bella” se ha apoderado de la mujer en casi todo el planeta, dejando de lado “su belleza”. Decia y asi lo escribí que el plástico se ha instaurado en estos tiempos de confusión de valores, se percibe una competencia por usar más y lucir colores más y más y el interior de la mujer y del hombre se diluyen o se desgastan o estan desapareciendo. Gracias por aportar tú sabia visión María, me gusto tu artículo, felicitaciones.
    Pablo Ledesma Fernández

  3. Manu dijo:

    María, Felicidades. Excelente artículo.
    Manu Montes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s